La ciudad que ha encontrado la mejor receta para las enfermedades: la comunidad

Artículo original:

https://www.theguardian.com/commentisfree/2018/feb/21/town-cure-illness-community-frome-somerset-isolation

Traducción:

Frome en Somerset ha visto una gran reducción de los ingresos hospitalarios de urgencia desde el inicio un proyecto colectivo para combatir el aislamiento. El resto del país tiene mucho que aprender.

Si los resultados se confirman, podría ser uno de los más grandes avances médicos en las últimas décadas. Transformaría tratamientos, salvaría vidas y ahorraría una fortuna a los servicios de salud. ¿Es una droga? ¿Un dispositivo? Un procedimiento quirúrgico? No, es una intervención novedosa llamada comunidad. Esta semana, los resultados de un ensayo en la ciudad de Frome en Somerset se publican informalmente en la revista Resurgence & Ecologist. (Se ha enviado un documento científico a una revista médica y está pendiente de revisión por pares). Deberíamos ser prudentes al asumir los datos antes de su publicación en la prensa académica, y siempre debemos evitar tratar la correlación como una causalidad. Pero esto no debería censurar el hacernos sentir un escalofrío de emoción acerca de las implicaciones, si los números resultan ser sólidos y el experimento puede ser replicado.

Lo que parecen mostrar los datos provisionales es que cuando las personas aisladas socialmente y con problemas de salud reciben apoyo de grupos comunitarios y voluntariado, el número de ingresos hospitalarios de urgencia disminuyen espectacularmente. Mientras que en todo Somerset las admisiones de urgencia aumentaron un 29% durante los tres años del estudio, en Frome disminuyeron un 17%. Julian Abel, un médico asesor en cuidados paliativos y autor principal del borrador, comenta: “Ninguna otra intervención registrada ha reducido las admisiones de emergencia en una población”.

Frome es un lugar extraordinario, dirigido por un ayuntamiento independiente famoso por su innovación democrática. Hay un rumor de sociabilidad, un sentido de propósito común y un ambiente creativo y emocionante que hacen que sea diferente de muchas ciudades inglesas, y para el caso, bastante diferente del aburrido y abatido lugar que encontré la primera vez que lo visité, hace 30 años.

El proyecto Compassionate Frome fue lanzado en 2013 por Helen Kingston, una GP allí. Seguía encontrando pacientes que parecían vencidxs por la medicalización de sus vidas: tratadxs como si fueran un conjunto de síntomas en lugar de un ser humano que tenía problemas de salud. El personal de su consultorio estaba estresado y desmoralizado por lo que ella llama “trabajar en el silo”.

Entonces, con la ayuda del grupo NHS Health Connections Mendip y el consejo municipal, su trabajo realizó una lista de entidades y colectivos en la comunidad. Esto reveló dónde estaban los espacios vacíos, que luego llenaron con nuevos grupos para personas con condiciones particulares. Contrataron “enlaces de salud” para ayudar a las personas a planificar su atención, y lo más interesante “enlaces comunitarios” como voluntariado y formadxs para ayudar a lxs pacientes a encontrar el apoyo que necesitaban.

A veces esto significaba gestionar deudas o problemas de vivienda, a veces vincularse a coros, asociaciones gastronómicas, grupos deportivos, talleres de escritura o clubs de fabricación y reparación. El objetivo era romper un ciclo de miseria ya conocido: la enfermedad reduce la capacidad de socialización de las personas, lo que a su vez conduce al aislamiento y la soledad, lo que a su vez agrava la enfermedad.

Este ciclo ha sido explicado por la ciencia y resumido en un artículo en la revista Neuropsychopharmacology. Los productos químicos llamados citoquinas, funcionan como mensajeros en el sistema inmune y causan inflamación, además de cambiar nuestro comportamiento, motivandonos a una retirada del contacto social general. Esto, argumenta el artículo, se debe a que la enfermedad, durante los tiempos más peligrosos en que evolucionó nuestra especie, nos hizo vulnerables al ataque. Ahora se cree que la inflamación contribuye a la depresión. Las personas que están deprimidas tienden a tener niveles más altos de citocinas.

Pero, al separarnos de la sociedad como un todo, la inflamación también nos hace acercarnos más a quienes amamos. Lo cual está bien, a menos que, como demasiada gente en esta era de soledad, no tenga a nadie. Un estudio sugiere que la cantidad de estadounidenses que dicen que no tienen ninguna relación de confianza e intimidad casi se ha triplicado en dos décadas. A su vez, continúa el texto, las personas sin fuertes conexiones sociales o que sufren de estrés social (por el rechazo o la ruptura de relaciones) son más propensas a la inflamación. Durante la evolución, el aislamiento social nos expuso a un mayor riesgo de depredación y enfermedad. Por tanto, el sistema inmune ha evolucionado para escuchar el contexto social, aumentando la inflamación cuando nos aislamos, con la esperanza de protegernos contra heridas y enfermedades. En otras palabras, el aislamiento causa inflamación y la inflamación puede causar mayor aislamiento y depresión.

Con lo significativos que parecen ser los resultados iniciales de Frome, no deberían sorprender. Un famoso artículo publicado en PLOS Medicine en 2010 revisó 148 estudios, sobre una población de 300,000 personas, descubrió que quienes tienen vínculos sociales fuertes tenían un 50% menos de posibilidades de morir durante el tiempo promedio del estudio (7,5 años) que quienes tenían vínculos más débiles. “La magnitud del efecto”, dice el informe, “es comparable a dejar de fumar”. Un famoso estudio en 1945 mostró que lxs niñxs en orfanatos morían por la ausencia de contacto humano. Ahora sabemos que lo mismo puede aplicarse a todxs nosotrxs.

Docenas de artículos posteriores añoyan estas conclusiones. Por ejemplo, pacientes con VIH y mucho apoyo social tienen niveles más bajos del virus que quienes no lo tienen. Las mujeres tienen mayores probabilidades de sobrevivir al cáncer colorrectal si tienen vínculos fuertes. Lxs niñxs pequeñxs socialmente aisladxs parecen tener más probabilidades de padecer una enfermedad coronaria y diabetes tipo 2 de mayores. Lo más destacable es que pacientes mayores con una o dos enfermedades crónicas tienen iguales tasas de mortalidad que quienes no padecen enfermedades crónicas, siempre que tengan altos niveles de apoyo social.

En otras palabras, la evidencia científica sugiere con bastante seguridad que las relaciones sociales deben estar en la prescripción médica, como lo está en Frome. Pero aquí y en otros países, los servicios de salud actuan lentamente para aplicar estos descubrimentos. En Reino Unido tenemos un ministerio para la soledad, y el aislamiento social es oficialmente una “prioridad de salud”. Pero el efecto silo, la reducción presupuestaria y un clima de despidos y temor demuestran que se ha hecho muy poco.

Helen Kingston dice que a lxs pacientes que alguna vez preguntaron: “¿Qué van a hacer con mi problema?” Ahora habría que decirles: “Esto es lo que estoy pensando”. En otras palabras, ya no son un conjunto de síntomas, sino agentes. Esto podría llevar, como sugieren los resultados preliminares, a una reducción del número de admisiones en urgencias y más ahorro en los presupuestos de sanidad. Pero incluso si no es así, hay obvias ventajas.

• George Monbiot, columnista de The Guardian

Anuncios

4 cosas que la NASA puede contarte sobre dormir bien

Un autocuidado básico (un día podría hacerse una especie de pirámide de Maslow) es dormir en cantidad y calidad suficiente. Hay circunstancias que hacen difícil gestionar este descanso. El caso de lxs astronautas en órbita terrestre es una de estas circunstancias. En décadas de carrera espacial e investigación al respecto, se han desarrollado unas pautas que quizá nos sean útiles también a lxs psiconautas.

Texto original:

http://theweek.com/articles/444408/4-things-nasa-teach-about-good-nights-sleep

Traducción:

¿Quién sabe más sobre dormir? Astronautas

Claro. Sus cuerpos están aislados de muchas de señales externas que les recuerdan qué hora del día es.

En realidad, es mucho peor que eso.

En órbita, pueden experimentar una docena de amaneceres y atardeceres en 24 horas, lo que hace que el ritmo circadiano se descontrole.

Si estás en una lata flotando a través de la fría oscuridad del espacio exterior, estar aturdido por culpa de un mal descanso puede tener muy malas consecuencias .

Cuando el sueño está tan alterado, puedes no darte cuenta de que estás fotografiando las paredes en lugar de la Tierra. Eso es un problema.

… el cosmonauta Valentin Lebedev escribió en su diario que tendía a cometer errores los días posteriores a de acostarse una hora más tarde de lo habitual; en una ocasión tomó cincuenta fotografías de observación de la Tierra a través de un ojo de buey cerrado antes de darse cuenta de su error. [En negrita: lecciones de exploración polar y espacial ]

En un momento dado, la NASA comenzó a preocuparse por el tema.

Tres conceptos importantes sobre el sueño

Enseguida se dieron cuenta de algunas cosas:

1. Estamos condicionadxs por las señales externas

Sin luz, oscuridad y otras señales del contexto, la capacidad para regular los tiempos de sueño puede ser desastrosa.

Al carecer de las señales circadianas normales de la luz del día y oscuridad, cuando no hay un control explícito, se tiende a desincronizar; es decir, se acuestan más tarde y están despiertos más tiempo de noche. [En negrita: lecciones de exploración polar y espacial ]

2. El cuerpo no funciona por si mismo en un ciclo de 24 horas

Sin algo para detenerlo, asumirá que el día tiene 25.4 horas y esto provoca el descarrilamiento del ciclo de sueño.

Si la persona está aislada, sin ninguna señal temporal, el ciclo de sueño / vigilia y los ritmos de temperatura corporal se adelantan cada día y se expresan en períodos de 25.4 horas; a este ritmo, el ciclo de sueño / vigilia de un individuo podría variar casi 10 horas por semana en ausencia de señales diurnas … En casos extremos, se puede dar la vuelta al ciclo en un día. [En negrita: lecciones de exploración polar y espacial ]

3. La propia persona no es eficaz para evaluar la calidad de su sueño

Creerás que dormir con las luces encendidas no te afecta, pero lo hace. Y tampoco tienes porqué notar un rendimiento menor al día siguiente.

… es una creencia popular que todo el mundo se adapta a los ruídos cotidianos y no hay alteraciones debidas a los percibidos durante el sueño. En realidad, el sueño se ve afectado incluso por los ruídos más familiares; en algunas personas, el sueño puede llegar a interrumpirse sin ni siquiera darse cuenta o incluso llegar a despertarse y no saber el motivo. [En negrita: lecciones de exploración polar y espacial ]

Toda esta información es más valiosa de lo que piensas. ¿Por qué?

Todos somos astronautas

Como señala John Durant en su fascinante libro, The Paleo Manifesto: Ancient Wisdom for Lifelong Health , debido a la tecnología moderna, nuestra vida se parece mucho a la de lxs astronautas.

Nuestros cuerpos están totalmente confundidos debido a los estímulos artificiales de la vida moderna. La luz ya no es una señal cíclica del sol, sino un estímulo de luces interiores, pantallas de TV y monitores de computadora encendidos permanentemente. La temperatura ya no sigue un ciclo dinámico de enfriamiento por la noche y calentamiento durante el día, sino que se ubica en un nivel estático establecido por el termostato. La charla humana y la interacción social solían seguir un flujo y reflujo natural, pero ahora tenemos más probabilidades de vivir y dormir aislados de personas reales, más cuando tenemos acceso 24 horas, 7 días a la semana a personas artificiales (caras en la televisión, voces en la radio ) Después de confundir por completo a nuestro ritmo circadiano, tratamos de recuperarlo con estimulantes (cafeína, nicotina) y depresores (alcohol, pastillas para dormir). ¿Es extraño que un tercio de la población de EEUU padezca un déficit crónico de sueño? [El manifiesto de Paleo: sabiduría antigua para la salud de toda la vida ]

Quizás pienses que esto no te afecta, o que no demasiado.

Te equivocas. Recuerda el número tres anterior.

La investigación realizada en no astronautas ha tenido iguales resultados. Tras dos semanas de seis horas de sueño cada noche, estás técnicamente borrachx:

… al cabo de dos semanas, las personas que dormían durante seis horas estaban tan deterioradas como las que, en otro estudio de Dinges, habían sido privadas de sueño durante 24 horas seguidas, el equivalente cognitivo de estar legalmente ebrios. [ The New York Times ]

Pero, ¿qué decían las personas con déficit de sueño permanente cuando les preguntaron? “No me afecta.”

Incluso 14 días después del estudio, decían que la somnolencia no les afectaba. En realidad, su rendimiento se había derrumbado. En otras palabras, las personas privadas de sueño son las peores jueces de sus propias necesidades de sueño. No somos tan conscientes como creemos.

Por tanto, si tienes un bajo rendimiento debido a problemas de sueño, es posible que no lo sepas. Tienes un problema.

Entonces, ¿qué se le ocurrió a la NASA?

Qué necesitas hacer

Hace tiempo realicé una investigación sobre el sueño y documenté mis propios experimentos de biohacking . Vamos a añadir también algunas técnicas usadas por astronautas.

Como probablemente no tenga que lidiar con propulsores de Skylab que lo despierten o sonidos de expansión y contracción del casco del barco, he sintetizado las recomendaciones en cuatro puntos:

1. Manten un horario constante, incluso los fines de semana. Ten en cuenta el problema de “libre funcionamiento”. Tu cuerpo se adelantará si se le deja.

2. Tómate una hora de relax antes de acostarte. Sí, estás ocupado, pero tu tiempo no es más valioso que el de astronauta. Así que tómate ese tiempo de relax.

3. Si no hay estímulos de día / noche, hazlos tu. Busca la luz solar por la mañana. Baja las luces por la noche. Apaga aparatos electrónicos a medida que se acerque la hora de dormir o usa aplicaciones para gestionar la luz o el tiempo de uso.

4. Mantén la habitación oscura, fresca y sin ruído. Hasta si crees que “la luz no me molesta” o “no es tanto ruído”, todo esto puede reducir la calidad del sueño.

Durant ofrece otro consejo sólido que sigo: Olvídate del despertador por la mañana; pon una alarma para recordarte que te acuestes por la noche .

Una técnica útil es poner el despertador, no para despertarse, sino para irse a la cama. Pon la alarma una hora antes de acostarte. Cuando suene, acaba cualquier trabajo que estés haciendo en el ordenador, apagua la televisión, apaga las luces que no sean imprescindibles y comienza el descanso para cerrar el día. [ El manifiesto de Paleo: sabiduría antigua para la salud de por vida ]

Esto evita desfase en el ciclo de sueño y hace que puedas despertarte de manera natural.

(Incluso cuando “de manera natural” estés en la superficie de la luna).

Ground control to…

Empiezo a creer que debo tener un ramalazo TEA. Desde luego, lo tengo más que hace unos años (o quizá sea más consciente). Si yo hablo de “la cosa”, la gente en general no para de sentirse afectada porque yo analizo y trabajo “la cosa”. Enseguida detecto que la gente se queda bloqueada por sus diferentes motivos y deja de entender lo que digo. A partir de ahí, cualquier intento y forma alternativa de comunicación o metáfora dejan de funcionar. Básicamente he dejado una impronta que bloquea la comunicación. Esto unido, claro, a mi frustración y enfado porque no hay manera de comunicar. Cuando es demasiado tarde, me dicen que he hecho esto o aquello mal o que omití decir tal o cual cosa. Mi paciencia explicando tiene un límite, sobre todo cuando la comunicación es puntual o limitada. Conclusión:

Compañere

Más joven que yo aunque curtide, llena de energía, alegre, despierte, perceptive, consciente de sus tristezas y de las ajenas, inteligente, brillante.

Me he encontrado ya una vez en mi vida con alguien así. Al menos, en esta memoria. Disfruto con estar a su lado, su conversación y su mirada. Bailé yo por entonces con elle, con su mente y su mirada radiante.

No somos iguales. Somos muy diferentes. Somos tan diferentes que sólo nos complementamos en una o dos áreas de nuestra vida. Política y laboral, supongo. Pero de una manera que hace inevitable el respeto, el cariño y la amistad incondicional.

Segundo encuentro. Segunda persona. ¿Es posible? Se mueve y brilla rápidamente antes mis ojos cansados de darme de hostias contra las paredes. Tintinea delante de mi. Café. Conversación.

Otro ser humano por el que merece la pena luchar y vencer.

APÉNDICE:

Otra paranoia-sabotaje contra la que luchar y vencer. Desconfía.

Enraizada quizá en un incidente infantil en donde yo no podía hablar. Confía.

Referencia casual a terceres. Lo saben. Sube el nivel paranoico. Relación, pequeño grupo, gran grupo, metagrupo, red,… Desconfía.

Es para bien. Confía.

Por qué? Qui bono. Desconfía.

Reality check. Confía.

Mira su cara. Parece una amenaza? Confía.

Y si es cierta la parana, qué puedes hacer? Confía.

Que cansado es estar loque pero que gran viaje (por dentro y por fuera).